lunes, 13 de julio de 2020

Cuatro cosas que las inmobiliarias deben evitar en el uso del correo electrónico



El correo electrónico es sumamente importante para los negocios inmobiliarios, tanto para el servicio al cliente como en su carácter de herramienta de marketing.

Es una verdadera lástima que muchas inmobiliarias gastan gran parte de su presupuesto de marketing en sitios web, sólo para terminar perdiendo sus futuras comisiones, debido a prácticas ineficientes en el uso del correo electrónico.

Si usted trabaja en el sector inmobiliario, aquí hay cuatro cosas que NO tiene que hacer en sus prácticas de correo electrónico si quiere ganar más negocios.

1. No Use la respuesta automática genérica "Gracias por su consulta".
Todos lo hemos recibido. El mensaje de respuesta automática que llega a nuestra bandeja de entrada apenas nosotros enviamos nuestra consulta. Dice más o menos así: "Gracias por escribirnos. Es muy importante para nosotros, pero no podemos responder ahora. Nos pondremos en contacto con usted lo antes posible." 

La persona del otro lado sabe que es importante. No hace falta que usted se lo diga. También sabe que usted le está enviando una respuesta "enlatada", y lo único que va a hacer es apretar la tecla "delete". Esa respuesta automática lo que le dice al cliente potencial es que, en realidad, usted no lo considera tan importante.


2. No escriba un libro.
El correo electrónico es un medio conciso. Responda en forma directa las preguntas del prospecto. No agregue un gran discurso de ventas en la respuesta. Si le piden información detallada, esperan bastante texto o un archivo adjunto. Pero si solamente le hacen una pregunta, hacerlos leer toda su literatura de ventas para buscar la información que le solicitan hará que no quieran tratar con usted la próxima vez.

3. Revise su correo y responda las consultas con rapidez.

El correo electrónico e Internet han generado una cultura de "respuesta inmediata". Nos guste o no, el comprador inmobiliario en Internet espera una respuesta útil a sus consultas en un tiempo muy breve. 

Por lo general, el cliente empieza su investigación consultando a unas cuantas inmobiliarias y visitando varios sitios web. Es frecuente escuchar a un cliente decir "Usted se ganó el negocio porque fue el primero y el único que respondió mi correo electrónico." Si usted está realmente muy ocupado es correcto responder con un mensaje rápido y decirle al cliente que le va a estar enviando la información sobre la propiedad en breve. Luego hágalo. No se demore.

4. No ignore al cliente que empieza a averiguar demasiado temprano en el proceso.

Internet le permite al comprador de propiedades empezar a investigar mucho más temprano, por más tiempo y en forma anónima. Muchos incluso empiezan a investigar con un año de anticipación. Un broker inmobiliario exitoso que consigue muchos negocios por Internet señala que, en promedio, pasan ocho meses entre el primer intercambio de correo y la compra de la propiedad. 

La buena noticia es que no es tan difícil mantenerlos contentos durante este período. Sólo responda sus mensajes y envíeles información. Una buena campaña de correo electrónico es una excelente práctica para ello.

Contenido relacionado:

No hay comentarios: